Bolivia entera pagará en vida la condena contra Jeanine Añez

La maldad que se observa, es directamente proporcional a la necesidad de una vida mejor de sus habitantes.

Pagina Siete

2022-06-12

Pocas veces en la historia contemporánea uno encuentra situaciones como la de Jeanine Añez. Por más que uno busque elementos de prueba que la condenen, la conclusión a la cual llegamos es que se trata de un montaje político jurídico sin parangón. Una vergüenza para todos los bolivianos.

La decisión de llevarla a juicio, su encarcelamiento, los mecanismos de actuación de los jueces y la falta de garantías para su apropiada defensa son una burla al Estado de Derecho en cualquier país occidental. Desde Chile, contemplamos esto, desde el primer día como el de una agonía.

Partir desde la polarización política y terminar con una funcionaria pública, en calidad de senadora, asumiendo funciones de jefe de Estado, porque los hombres del MAS, en el poder en aquel entonces no tuvieron la hombría de hacerse cargo constituye el inicio. La senadora Salvatierra, que debía optar por la sucesión constitucional, tuvo una actitud lamentable. La crisis provocada por búsqueda de eternización del poder el ex presidente Morales fue una burla a los sistemas políticos, a la Carta Democrática y a la voluntad popular.

Así, la llegada de Jeanine Añez, ni buscada ni deseada, como ella misma ha dicho, la puso en un lugar único, en una instancia límite y bajo una presión que solo una mujer valiente como ella podía asumir. A su lado, vimos desfilar de cerca una cáfila de personeros que hoy o están en el exilio, o se encuentran arrestados o perseguidos. Esta es la situación triste, lamentable y vergonzosa de un país que merece bondad, de un pueblo maltratado por una clase política podrida entre la codicia y la corrupción.

Las personas no tenemos derecho a sindicar con el dedo a un culpable, dice el refrán popular, aludiendo al dicho bíblico respecto que nadie está libre de culpa. Puede ser, pero la indignación como mujer y mujer latinoamericana que ofrece el penoso espectáculo de la justicia boliviana, condena al país entero.

Lo condena a vivir haciéndole el quite a la bellaquería, la codicia y a la ambición de poder. La maldad que se observa, es directamente proporcional a la necesidad de una vida mejor de sus habitantes. La condena de un juicio mal hecho, ha llevado a la miseria no solo a la familia de Jeanine, sino a todos los bolivianos de buen corazón. La maldad que hay detrás de este juicio de venganza perseguirá a Bolivia por muchos años.

La memoria es un espejo de familia. Pasarán generaciones que recordarán cómo la apresaron, cómo la violentaron, como la castigaron a ella y a los suyos. Pasarán décadas de una maldición que condenará al país al último lugar de América Latina junto a Haití. Seguramente, la maldad seguirá con sus hijos, sus abogados, sus colaboradores y sus amigos. Pero en la retina de muchos que vimos su entereza, coraje y verdad, solo podemos cerrar los ojos y pedir con toda nuestra fuerza porque la Divina Providencia la proteja del mal de sus captores. ¡Fuerza Jeanine porque esta bajeza te pone a la altura de hombres como Mandela que padecieron lo mismo que tú y que el destino los libró de la injusticia! Así sea.

La maldad que se observa, es directamente proporcional a la necesidad de una vida mejor de sus habitantes.


<< Atras

TIPO DE CAMBIO
Dolar : Bs. 6,96
Euro : Bs. 7,71
Onza Troy : $us. 1.146

EDICIONES ANTERIORES

Pocas veces en la historia contemporánea uno encuentra situaciones...
25 de mayo, Primer Grito Libertario de las Américas, una fecha...
Es imposible hablar de Chuquisaca y de Sucre desde otro espacio que no...
Con las derrotas, militar en 1879, diplomática en 1904 y judicial...
Copyright © 2012 sucrepress.com 2022-07-04